El 2017 de un Santo sin protagonismo

Escrito por Mauricio Cazón
31/12/2017 19:02 hs.
133 vistas

Juventud Antoniana tuvo un año complicado en todos los aspectos. Repasa el año deportivo de un club que parece condenado a Federal A.

Paso el 2017 y en las manos de Juventud sólo hay buenos anhelos y deseos de poder conseguir algo. En pocas palabras, nada de lo que vivió Antoniana en este "año sol" es realmente de valor. Con una comisión directiva cada vez más alejada de los hinchas y como si fuera poco con los hinchas cada vez más alejados de las canchas. Es decir, sumergidos en una crisis evidente.

El año comenzó con Salvador Ragusa como director de orquesta. Una serie de cambios ya en el cuerpo técnico avizoraban una temporada para el olvido. La llegada de un entrenador de experiencia a un vestuario complicado y amplio culminó con un fracaso deportivo previo a Julio ya bajo la conducción de Godoy.

La segunda mitad del año prometía cambios en los modos y las fórmulas. Y volantasos como la salida de Cárdenas, Ricky Gómez y otros que parecían ser identificados con los hinchas salteños. Lo cierto es que el equipo de Godoy nunca encontró identidad de juego y sólo algunos resultados tapaban la situación de crisis de la que todavía Juventud no parece  encontrar la salida y "ver la luz".

Si bien el torneo Federal A continua en Febrero de 2018 claro está que el 2017 ha sido sin mediar palabras de puros fracasos y malas decisiones. Lleno de buenas intenciones pero sin consenso y proyectos. Salvador Ragusa y Víctor Godoy fueron deglutidos por este Juventud Antoniana que para 2018 jugará Fase Reválida e intentará pelear alguna posibilidad con Gustavo Módica como entrenador.

¿Puede Módica torcer el destino? ¿Cuál es el punto clave en la crisis en Lerma y San Luis? ¿Será el nuevo entrenador un proyecto a largo plazo o sólo de transición? ¿Que piensa el hincha antoniano?



  • Juventud Antoniana
  • Balance 2017
  • Anuario
  • Federal A

Mauricio Cazón

(Embarcación- Salta) Técnico Superior en Periodismo. Estudiante del Profesorado en Psicología. El interior existe.

Comentarios